IMG_5264

El mito del macho alfa

Esta bastante asumido por el publico en general que los perros se organizan entre si y con los humanos siguiendo una estructura jerárquica, en la que un macho dominante (alfa) es el que manda e impone su criterio a la fuerza y los demás por temor le rinden sumisión. Esta creencia esta alimentada en gran parte, por que no decirlo, por diversos programas televisivos que aprovechan esta teoría para el montar un show mediático (y económico). Todas estas teorías se basaron en un estudio (de los años 70) que observó el comportamiento de un grupo de lobos, ¡¡pero en cautividad!! Por supuesto estudios posteriores que observaron lobos en vida salvaje, desmontaron este estudio ya que en la naturaleza se vio claramente que la organización social de lobo es familiar, donde la jerarquía que predomina es la edad, y los descendientes de la parejas más mayor van respetando a sus antecesores hasta que estos desaparecen.

Pero volvamos al perro….¿tenemos un lobo domestico casa? Pues si vuestro perro es un husky siberiano podría perecer…. Pero ¿¿y si es un bulldog francés o un chihuahua?? Estudios arqueológicos demuestran que había perros con los humanos desde hace al menos 14000 años, pero incluso estudio genéticos ponen esa cifra en ¡¡¡40000 años!!! Parece bastante lógico que en todo ese tiempo separándose de su ancestro, el lobo, y acercándose al hombre, muchas cosas han cambiado en los perros.

El perro sigue siendo una especie social,  como el lobo (y los humanos), familiar como el lobo (y los humanos), pero su hábitat y por tanto sus relaciones sociales,  necesidades y motivaciones son totalmente distintas a las de sus ancestros salvajes. Por todo esto, extrapolar el comportamiento del lobo (salvaje o en cautividad) al del perro domestico es, aparte de una temeridad, un error científico enorme.

Actualmente las relaciones sociales del perro con los humanos no están basadas en loa dominancia. Cuando un perro es adoptado lo ponemos en un entorno donde él es el ultimo en llegar, donde no conoce las normas de comportamiento y por eso desde el primer momento se pone a observar y a aprender de los que los que le rodean (animales o humanos). Sabemos por estudios científicos que los perros tienen una capacidad para analizar gestos humanos superior incluso a la de los primates superiores. Podría parecer sorprendente pero si recordamos que llevan 40000 años compartiendo nuestra vida familiar ya no suena tan raro. Esto nos lleva a ese dicho tan popular “todos los perros se parecen a sus dueños” que como casi todos los dichos populares tiene una base de verdad…. Y si nos fijamos en las conductas que normalmente achacamos a la dominancia y las analizamos despacio veremos que prácticamente todas las hemos generado nosotros (casi siempre de forma involuntaria). Os pongo un ejemplo típico:

Perro de raza pequeña que comparte el sofá con nosotros de forma habitual. Un dia llegan invitados y lo tenemos que bajar cuando esta allí descansando y entonces se revuelve y nos ladra o nos ataca. Casi siempre hay alguien que dice “este perro os tiene dominados, si no hacéis lo que el quiere os muerde”… pues si nos ponemos a pensar en la primera vez que el cachorrito se subió al sofá ¿que ocurrió? ¿Alguien le gruñó o regaño o fue una fiesta? Y cada vez que estábamos con él en el sofá acariciándole….le estamos enseñándole a que esa conducta es buena!!! Imaginemos la misma escena con protagonistas humanos: estamos en el sofá durmiendo la siesta como todos los días después del trabajo, y de repente llega alguien de la familia y nos despierta de malos modos y no baja del sofá y nos saca del salón….¿estaríamos contentos? Pues el perro pequeño tampoco, y aunque nos lo repitan muchas veces en la tele, el no sabe que nosotros somos el líder de la manada, ni sabe que no tiene que atacar al jefe ni ninguna de esas pamplinas. El lo que ve es a un compañero de su grupo social que primero de enseña unas cosas y luego de repente quiere que haga la contraria ¿¿¿¿??? Esto lo llamamos los etólogos inconsistencia, pero que mas da el nombre, la situación habla por si sola.

Os propongo un pequeño juego: comentarme alguna conducta que os parezca dominante y la analizamos juntos y veréis como la mayoría están basadas en el miedo o en el aprendizaje inconsistente.

Os espero en el siguiente capitulo, un saludo a tod@s.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *